El Océano de la vida…

Cuando se ha olvidado nuestra verdadera naturaleza como el océano, un miedo básico de la vida surge, el miedo a las olas, que ahora son vistos como “otro”, y hay una actitud contraída ante la vida, con la ilusión de un separado “yo” en su núcleo, y éste es el origen de todo nuestro sufrimiento y la búsqueda, tanto personal como global.
Sin embargo, cada momento es una invitación a recordar, que a pesar de las olas de la conciencia pueden subir y bloquear, en las profundidades del océano vive la profunda paz y el silencio de sí mismo. Silencio y complicidad.

(Jeff Foster de su Libro Reflexiones).

piedras energeticas

¿Hay un Momento Actual?

No hay tal cosa como un pensamiento del pasado. Quiénes somos en realidad no “viajar” en el pasado en sus pensamientos. Una reflexión sobre el pasado, un recuerdo, se plantea en el presente. Una reflexión sobre el futuro, un sueño de lo que puede o no puede suceder, no sucede en el futuro, pasa aquí, ahora. Pasado y futuro no suceden en el pasado o en el futuro- que surgen aquí, donde usted es- al igual que una película ambientada en el pasado no hace que la pantalla de cine para viajar al pasado. Todos los pensamientos son pensamientos actuales. La pantalla de cine es eterno, pero tiene todos los movimientos de tiempo.
Este momento no es realmente un “momento” independiente de cualquier otro momento en absoluto. No es un deslizarse de tiempo entre un momento pasado y el futuro separada. Este momento es el vasto campo donde el pasado y el futuro surgen y caen, donde nacen y mueren los sueños, donde los pensamientos, sensaciones, sonidos, olores, sensaciones, todas surgen y se disuelven sin dejar rastro. Este momento es muy amplia y atemporal y tiene todo. Dado que las palabras “momento” y “movimiento” provienen de la misma raíz, que puede ser mejor para llamar a este movimiento actual ¡El actual movimiento de la vida! El movimiento de los pensamientos, sensaciones, sentimientos. El movimiento del pasado y del futuro. ¿Y lo que es consciente de todo este movimiento? Lo que nunca se mueve ¡Lo que realmente eres! En medio de todo el movimiento de la vida, la quietud total.

(Jeff Foster de su Libro Reflexiones).

piedras energeticas

Es una revelación…

El crecimiento espiritual no es verdaderamente un crecimiento. La palabra es incorrecta. El crecimiento espiritual es una revelación. Algo que estaba escondido se descubre. Algo que ya estaba allí, y te das cuenta de que allí está. Algo que nunca habías perdido, sino simplemente olvidado, de pronto lo recuerdas. Por eso los místicos siempre usan el término “reminiscencias”. Dicen que lo divino no es un logro, sino sólo una reminiscencia. Algo que habías olvidado, y recuerdas.
Dios te atravesará sin impedimentos. Dios puede moverse a través de ti, entrar y salir: no hay nadie que genere una barrera. Cuando te abandonas, te abres a las fuerzas divinas. Después de eso, todo sucede en forma espontánea.

(Osho de su Libro El Dios de Todos).

Nuestro afán por definirnos…

Mucho de nuestro sufrimiento está basado en la idea de que, si sentimos algo durante demasiado tiempo, o con demasiada intensidad, o lo sentimos siquiera, nos convertiremos en ello. Estamos convencidos de que, si de verdad permitimos que el sentimiento esté en nosotros, se nos adherirá y acabará por definirnos. ¡Mucho de nuestro
sufrimiento está basado en lo que, en definitiva, es pura superstición! Solo porque te sientas fracasado no significa que seas un fracasado. Solo porque te sientas feo no significa que seas feo. Solo porque te sientas una ola, no significa que la ola pueda definirte.
En nuestro afán por definirnos, por distinguirnos de los demás, por mantener en pie un relato coherente sobre quiénes somos, lo que acabamos haciendo es no permitirnos albergar sentimientos que se contrapongan a la imagen o el relato de nosotros mismos que intentamos mantener.Decimos: «Este sentimiento es yo» o «Este sentimiento no es yo». Si la imagen que tengo de mí es la de una persona guapa, atractiva, no voy a permitir que entre una ola fea; esa ola sencillamente no concuerda con cómo quiero verme a mí mismo y con cómo quiero que tú me veas. Si me siento feo, empiezo a sentir que algo no va bien…, que hoy no «me siento a mí mismo». O si tengo la idea de que soy un triunfador, no voy a permitir que entre la ola del fracaso. No concuerda con la idea que tengo de mí. No me puedo permitir sentirme fracasado. Si tengo la imagen de que soy una persona fuerte y quiero que otros me vean así, no me puedo permitir sentirme débil.
No puedo permitir que entre en mi experiencia ninguna idea que ponga en peligro la idea que tengo de mí mismo.
Si de verdad tuviéramos algún control sobre las olas que aparecen, podríamos impedirles la entrada a todas aquellas que no respalden nuestro relato de nosotros mismos. Pero la realidad es que el océano de la vida no está bajo nuestro control. A pesar de todos nuestros esfuerzos, los pensamientos v sentimientos que no deseamos siguen apareciendo. Intentamos desterrar las olas feas, temerosas, dolorosas, perturbadoras; las olas de fracaso, de debilidad, de «energía negativa»; las olas «oscuras», y descubrimos finalmente que no es posible; Aparecen de todos modos. No podemos cerrarle el paso a la mitad del océano. El océano de la vida es salvaje y libre, y no se puede domar ni reprimir.

(Jeff Foster de su Libro La mas Profunda Aceptación).

piedras energeticas