Pensamiento del Dia: 17 de Febrero

Beautiful Woman Doing Breath Exercises With An Autumn Background

¿Percibes el mundo como si estuviera dentro de algo, de algo llamado mente? ¿Dónde se encuentra, con exactitud, esa mente dentro de la cual se supone que está el mundo? ¿Y de quién es esa mente? ¿Mía? ¿Qué es «mía» en la experiencia directa?
Cuando miro de manera nueva, ahora mismo, lo que vuelvo a encontrar es que aparecen pensamientos, aparecen olores, aparecen sonidos, aparecen sentimientos — todos en el espacio abierto que soy—, pero no hay ninguna prueba de que lo hagan dentro de algo diferente llamado mente. No encuentro ninguna prueba de que algo llamado mente esté produciendo todo lo que se piensa, se ve, se huele, se oye o se siente.
No encuentro ninguna prueba de que estas olas de experiencia provengan de una mente ni de alguna otra cosa o lugar. Solo puedo decir que no encuentro algo como la mente —fuera del pensamiento que surge en el presente—. El pensamiento dice: «Hay una mente separada», pero no es más que un pensamiento que aparece. De niño, aprendí que «tengo» una mente. Pero ¿es verdad?
Lo único que encuentro cada vez que miro es la experiencia presente. No encuentro ni pasado ni futuro, sino ahora, y si acaso encuentro pasado y futuro, se trata de recuerdos e ideas que aparecen ahora. Todo es ahora.Y lo que encuentro ahora es que la experiencia no está ni dentro ni fuera de mí.
Sencillamente, aquí no encuentro ni dentro ni fuera; lo único que hay es intimidad total con todo lo que aparece. La experiencia no está contenida dentro de nada, ni encuentro ninguna prueba de que esté fuera de nada.

(Jeff Foster de su Libro La más profunda Aceptación).

piedras energeticas

Pensamiento del Dia: 9 de Febrero

damas-guapas-al-oleo (11)

La violencia empieza y termina en ti. Reconocer esta verdad supone asumir una responsabilidad total, en el mejor sentido de la palabra.
No ofrezco una forma de salir de la locura de la mente humana, sino una forma de entrar. En realidad, no ofrezco una solución al sufrimiento, sino otra manera de entenderlo…, una manera radicalmente nueva de relacionamos con él.
No hay esperanza de que podamos poner fin al sufrimiento —ni personal ni global— hasta que entendamos lo que es en verdad el sufrimiento, en el nivel más fundamental. Y cuando realmente entendamos lo que es, tal vez descubramos que la verdadera libertad no se encuentra escapando de la experiencia presente, sino sumergiéndonos sin miedo en sus profundidades ocultas. Ahí, quizá, descubramos toda la paz, el amor y la profunda aceptación que siempre habíamos buscado en el exterior.
Sé que tal vez suene egoísta o narcisista centrarnos en nuestro propio sufrimiento de esta manera. «¿Quién soy yo para quedarme aquí sentado contemplando mi sufrimiento? ¿No debería olvidarme de mí, salir a la calle y ayudar a poner fin al sufrimiento del mundo?», podrías preguntar. Recuerda que cualquier sufrimiento que haya dentro de ti se proyectará fuera, en el mundo, inevitablemente. Cualquier cosa con la que estés en guerra dentro de ti, llegará el momento en que la combatirás igualmente en el exterior. Si la violencia y la separación están vivas en ti, las introducirás en tus relaciones más íntimas, en tu familia, en tu lugar de trabajo, en el mundo a gran escala. El mundo no es sino tu proyección de él, como nos han recordado sin cesar los maestros espirituales, los santos, sabios y místicos de todos los tiempos.

(Jeff Foster de su Libro La más profunda Aceptación).

piedras energeticas

Pensamiento del Dia: 21 de Enero

osho-despierta-madurez-mental

En lo más hondo, sabemos que nada, absolutamente nada, puede protegernos de la posibilidad de perder lo que tenemos, y por eso sentimos tal ansiedad en nuestra vida.
Ahora que tenemos una casa nueva, nos preocupa la posibilidad de quedarnos sin trabajo y no poder atender los pagos en el plazo previsto. Ahora que tenemos dinero más que abundante en nuestra cuenta bancaria, nos preocupa que pueda quebrar la economía y que nuestros ahorros se queden en nada. Por muy feliz que seas en la relación con tu pareja, te preocupa que pueda dejarte, enfermar o algo aún peor. Te preocupa que tus hijos se hagan daño. Te preocupa tu cuerpo, todo lo que podría ocurrirle. Y sabes que nada —ni tu gran casa, ni los muebles, ni tu vistoso automóvil, ni la piscina, ni todo el dinero que tienes en el banco, ni siquiera tu amado gurú espiritual— puede protegerte de una pérdida potencial, del cambio, de la impermanencia, del rumbo que toman las cosas.
Claro que las personas y los objetos pueden darte temporalmente un sentimiento de seguridad, de comodidad v placer, pero no pueden proporcionarte lo que de verdad anhelas, que es vivir a salvo de cualquier clase de pérdida, a salvo de cualquier carencia y, en última instancia, a salvo de la muerte. No pueden ofrecerte la seguridad cósmica que tan desesperadamente buscas; no pueden llevarte de vuelta a casa. No hay nada en el exterior que pueda llevarte de vuelta a casa.

(Jeff Foster de su Libro La más profunda Aceptación).

piedras energeticas

Pensamiento del Dia: 21 de Diciembre

c39fac99

La energía te pertenece, el dinamismo te pertenece. La mente es algo mecánico producido por milenios de evolución, pero tiene hábitos muy arraigados. Y si te identificas con ella, tendrás que experimentar esos hábitos. Entonces no hay escape.
Así que lo primero es no identificarse, recordar que mente es una cosa y que tú eres otra distinta. Es difícil, es arduo, pero es posible. No es imposible
. Y alguna vez si alcanzas un solo destello de la Existencia inidentificada, nunca volverás a ser el mismo. Una vez descubras que la mente no es la fuerza, que “yo soy la fuerza; la vitalidad proviene de mí”; si aún por un solo instante tienes un vislumbre de tu condición de amo, entonces la mente no volverá nunca a ser el amo. Y sólo entonces puedes moverte en lo desconocido.
La mente no puede introducirse en lo desconocido: es un producto de lo conocido. Es un producto de lo conocido, por eso no puede moverse en lo desconocido. Por eso la mente no puede conocer nunca lo que es la Verdad, lo que es Dios. La mente no puede saber nunca lo que es la Libertad, la mente nunca puede saber lo que es la Vida, porque la mente intrínsecamente está muerta. Está muerta: polvo acumulado a través de siglos y siglos. Sólo polvo, polvo de memoria.
Parece que la mente te fuerza. En realidad no te fuerza, sólo te proporciona caminos fáciles. Te proporciona únicamente las sendas rutinarias y repetitivas, y tú caes víctima de la comodidad. Porque abrir una nueva ruta y crear un nuevo camino y moverse por este nuevo canal es muy difícil e incómodo. Esto es lo que quiere decir tapa, austeridad. Si empiezas a moverte por algún nuevo canal creado, no por la mente, sino por la consciencia, estás en austeridad. Es arduo.

(Osho).

piedras energeticas

La Paz… ¡el verdadero regalo!

539400_452245531465659_2073859837_n-scaled1000

Descubre esta vida que has estado viviendo.
Descubre la forma en la que se debe vivirla: en alegría, en gratitud, en belleza.
Descubre el potencial de cada día.
Descubre el ritmo cuando el sol brilla sobre el horizonte; viene la luz y sucede el despertar y entonces viene el atardecer y el sueño, todo se borra y comienza otro día.
Descúbrelo. De eso se trata la existencia.

De eso se trata la paz, porque la paz no está en el ayer ni el mañana sino que está en el hoy.
El mañana es expectativa.
El ayer son solo recuerdos.
Y el hoy es el regalo.
El verdadero regalo.
El regalo más importante.

(Prem Rawat-Maharaji).
piedras energeticas

Tener conciencia

549826_10151453676343514_1683157457_n

Si quieres brillar toda la vida, empieza con cada día, cada hora, cada minuto.
Tener conciencia:

Estar consciente de que estás vivo, de que existes.
El sueño más increíble, el deseo más increíble que alguien haya deseado, se ha hecho realidad.
Tu maestra no debería ser la tragedia.
Permite que la conciencia sea tu maestra.
Puedes despertar cada mañana con admiración y con el corazón pleno.
Estas son las posibilidades.

(Prem Rawat-Maharaji).

piedras energeticas   

El Pensamiento Correcto

paz-mental

El Pensamiento Correcto hace que nuestras palabras se vuelvan más claras y beneficiosas. Ya que el pensamiento conduce con frecuencia a la acción, necesitamos el Pensamiento Correcto para que nos conduzca hacia la senda de la Acción Correcta.
Pero practicar el Pensamiento Correcto no es fácil. Nuestra mente piensa a menudo en una cosa mientras el cuerpo está haciendo otra. La mente y el cuerpo no están unidos. La respiración conciente es un importante vínculo. Cuando nos concentramos en la respiración, unimos el cuerpo y la mente y volvemos a constituir un todo.
Mientras la mente y el cuerpo no estén unidos, nos distraemos y no podemos decir realmente que estemos aquí. Si practicamos la respiración conciente sintiendo los elementos curativos y renovadores que hay en el interior y
alrededor de nosotros, alcanzaremos paz y solidez. La respiración conciente nos ayuda a dejar de preocuparnos por las penas del pasado y de sentir ansiedad por el futuro. Nos ayuda a permanecer en contacto con la vida en el momento presente.
La mayor parte de nuestros pensamientos son innecesarios, limitados, y no acarrean en sí mismos demasiada comprensión. Pero cuando practicamos ser concientes podemos darnos cuenta de si nuestros pensamientos son útiles o no.
Los pensamientos tienen dos partes: el pensamiento inicial y el pensamiento desarrollado. En la primera etapa de la concentración meditativa están presentes las dos clases de pensamientos. En la segunda, no aparece ninguno de ellos. Mantenemos un profundo contacto con la realidad, libre de palabras y conceptos. Una niña pregunto luego de estar pensativa un tiempo: “Abuelo monje, ¿qué color tiene la corteza de aquel árbol? – “Del color que estás viendo”. El monje quiso que ella entrase en el maravilloso mundo que tenía ante sus ojos, no añadió ningún otro concepto.

Hay cuatro practicas relacionadas con el Pensamiento Correcto:

1- ¿Estás seguro? Cuanto más errónea sea tu percepción más incorrectos serán tus pensamientos, causándote un
sufrimiento innecesario. Formúlate esta pregunta una vez tras otra.
2- ¿Qué estoy haciendo? Pregúntate esto a menudo para ayudarte a ser: aquí y ahora. Te ayudará a vencer el hábito
de querer acabar las cosas rápidamente. Cuando estás realmente allí, hasta lavar los platos puede ser una
experiencia profunda y placentera. Pero si lavas los platos pensando en otras cosas, estás perdiendo el tiempo y
probablemente tampoco los estés lavando bien. Cuando tus pensamientos no te arrastren a ninguna otra parte y lo realices todo con plena consciencia serás feliz y una ayuda para mucha gente.
3- -Hola energía de mis hábitos- Tendemos a dejarnos llevar por los hábitos, aunque nos causen sufrimiento. La adicción al trabajo es un ejemplo. En la actualidad nuestra manera de trabajar es más bien compulsiva y nos impide mantener un verdadero contacto con la vida. Necesitamos encontrar momentos para contemplar las flores y beber el té
concientemente. Cuando podamos aceptar esos arraigados pensamientos –los hábitos- sin sentirnos culpables por
ellos, perderán la mayor parte del poder que ejercen sobre nosotros.
4- La bodhichita(*): Nuestra –mente de amor- es el profundo deseo de comprendernos a nosotros mismos para aportar
felicidad a otros muchos seres. Es la fuerza que nos motiva a vivir de modo conciente. Cuando la bodhichita es la base de nuestros pensamientos, todo cuanto hacemos o decimos ayudará a los demás a liberarse.

El Pensamiento Correcto engendra también la Diligencia Correcta. Buda enseñó que cuando surge un pensamiento insano debemos reemplazarlo por uno sano. La forma más fácil de evitar que surjan pensamientos insanos es vivir en un entorno saludable, en una comunidad que practica el vivir conciente. Vivir en un buen entorno constituye una medicina preventiva.

(Tomado de El corazón de las enseñanzas de Buda de Thich Nhat Hanh).

(*)En sánscrito, bodhi significa ‘iluminación’, y chita, ‘mente’; por lo tanto, la palabra bodhichita significa literalmente ‘mente de la iluminación’, y se define como «la mente que, motivada por compasión hacia todos los seres sintientes, desea de manera espontánea alcanzar la iluminación».

179469_315916025206518_1721392976_n